← Volver al home
← Ver más artículos de esta sección
Zonas de Amortiguamiento
Sistemas Agroforestales en Zonas de Amortiguamiento
AGROFORESTERIA EN EL MANEJO DE LAS ZONAS DE AMORTIGUAMIENTO DE ANP.
00 0000 | Por Joaquín Boehnert Instituto de Investigación y Capacitación Agrária IINCAGRO Pozuzo, Perú

Definición y alcance

La agroforesteria, a la vez que es una práctica agrícola tradicional, es también una disciplina muy nueva de la investigación científica
(Huxley, 1980)

La agroforesteria de hecho es solo una nueva palabra para una vieja práctica de uso de la tierra. Tal vez los científicos y, más importante aún, los campesinos se han sucedido en redescubrir un modo de agricultura que respeta el medio ambiente, que no arruina los campesinos, que no acidifica y desgasta el suelo y que lo protege de ser removido por el viento y la lluvia. La diversidad es una de las ventajas principales de la agroforesteria en comparación con otros sistemas de uso de la tierra. Ella propicia una productividad sostenida y la conservación, en vez de una explotación destructiva de los recursos naturales.

Una definición es:

La agroforestería consiste en el uso de árboles y arbustos junto a cultivos y pastos, y posiblemente ganado, en un sistema integrado de aprovechamiento agrícola.(Hudson, N., 1992).

La agrofoesteria tiene algunas similitudes con la forestería social o forestaría de desarrollo rural, que es la forestería llevada a cabo por las comunidades. La diferencia principal es que en la forestería de desarrollo rural puede o no existir interacción con el ganado, por ej. plantar hierba para forraje, pero en la agroforestería es la interacción entre los componentes lo más importante. El potencial de la agroforestería fue discutido en un seminario internacional efectuado en Puerto Rico en 1987 (Moldenhauer y Hudson, 1988). En la discusión sumaria, Sanders apuntó que existen varios problemas que deben ser solucionados antes de poder conseguir que las prácticas de la agroforestería sean aceptadas ampliamente por los campesinos. A saber:

Es necesario dar énfasis a los aspectos agrícolas de la agroforestería. Por ejemplo, los campesinos usualmente no están interesados en troncos gruesos de madera, como los que quieren producir los aserraderos. Los requerimientos de los campesinos pueden ser relativamente modestos, para la construcción de viviendas, cercas y leña.
Es necesario desarrollar sistemas de agroforesteria que los campesinos perciban como útiles y posibles de realizar dentro de sus capacidades físicas y gerenciales.

Es necesario solucionar problemas relacionados con la tenencia de la tierra y los derechos de uso de la tierra en algunos países. Es improbable que los campesinos que no tengan asegurada la propiedad de la tierra a largo plazo estén interesados en sembrar árboles. También puede no ser práctico intentar impulsar la agroforesteria cuando los campesinos no tengan derecho a sembrar pasto en sus tierras.
Es necesario solucionar algunos problemas prácticos. Por ejemplo, tienen que estar disponibles variedades adecuadas de semillas y plantas de vivero a precios razonables, cerca de donde vayan a ser plantadas. Los campesinos pueden necesitar asesoría en la siembra y cuidado de las plantas jóvenes.

Es necesario desarrollar nuevos mercados en caso que la agroforestería resulte en un superávit en la producción de alimentos; o sea, más frutas de las que la familia campesina puede consumir.

Hace falta más investigación para solucionar algunos de los problemas que han sido encontrados ahora. Por ejemplo, se han citado casos de resistencia de los campesinos a sembrar eucalipto y mango, porque según ellos el primero compite por la humedad con los otros cultivos y los segundos porque producen mucho daño.

En la actualidad, el interés internacional sobre la deforestación, desertificación, déficit de alimentos y leña, y otros problemas ecológicos y sociales coincide con un progresivo interés en la agroforesteria. Todas las principales agencias internacionales de ayuda y los bancos de desarrollo han adoptado recientemente la agroforestería en sus programas de ayuda y desarrollo. En todo el mundo está aumentando el interés en la agroforsteria en las revistas, publicaciones y textos especializados.

La agroforesteria es capaz de operar en pequeña o gran escala. Demanda menor energía, máquinas e irrigación que la agricultura convencional, está lejos de dañarle medio ambiente, conserva y mejora el suelo y purifica la atmósfera.
(Douglas, J.S., de Hart, J., R.A., 1984)

Diferentes sistemas de agroforesteria

De acuerdo a su potencial hay muchos sistemas diferentes de agroforesteria. En general hay tres categorías de componentes en todos los sistemas. Estructuralmente los sistemas se dividen en tres grupos:

Agrosilvicultura: cultivos y árboles (incluyendo cultivo de árboles y arbustos)

La intercalación de cultivos alimenticios anuales y plantas leñosas perennes es un sistema de uso de la tierra cuyo objetivo es aumentar la productividad y asegurar la sostenibilidad. Al mismo tiempo contribuye a estabilizar las pendientes, minimizando la erosión, manteniendo y mejorando la fertilidad del suelo y satisfaciendo las necesidades de leña, palos, maderas pequeñas, frutos y nueces de la familia campesina, así como forraje. Los árboles y arbustos plantados en forma de setos o rompevientos también regulan los microclimas y constituyen refugios para la vida silvestre.

Silvo pastoral: pastos/animales y árboles

Son sistemas de uso mixto de la tierra para la producción de forraje, ganado y madera. Ellos están ganando importancia en los países en desarrollo, donde no se pueden dedicar áreas extensas de terreno a la agricultura convencional sin producir una severa degradación del suelo, a veces irreversible.

Los sistemas silvo-pastorales son importantes donde no son factibles los sistemas de cultivo de la agroforestería por la baja precipitación pluvial y la sequía.

Agro-silvo-pastoral: cultivos, pastos/animales y árboles.

Esta es una combinación de los dos sistemas anteriores. Este es el sistema más completo. Puede conducir a la autosuficiencia bajo una amplia gama de condiciones climáticas y una administración experta. Constituye una síntesis de la agricultura, la silvicultura y la zootecnia.

Otros sistemas son :

-Los árboles como componente predominante, como por ej.:
- lotes de árboles de uso múltiple
- foresteria de reclamo conducente a uso múltiple.

Otros componentes a presentar son:
- entomoforesteria (árboles con insectos)
- ictioforesteria (árboles y peces, por ej. Manglares con peces).

El componente arbóreo en casi todos los sistemas es un árbol de propósito múltiple. Los árboles de propósito múltiple son aquellos que dan mas de una contribución a la producción y/o funciones de servicio dentro del sistema de uso de la tierra al que ellos pertenecen (Huxley, 1984).

Las funciones principales de los árboles de propósito múltiple se reseñan en la Tabal N. 2.

Tabla 2. Funciones de los árboles de propósito múltiple (von Carlowitz, 1986).

La agroforesteria como un sistema complejo para los campesinos de escasos recursos en las Zonas de Amortiguamiento (Z. A.) de ANP

Al discutir las opciones de manejo de cuencas hidrográficas por ejemplo, según Vergara (1985), se puede escoger entre varios sistemas de uso de la tierra:

(a)foresteria de protección, completamente distanciada de la explotación y dedicada únicamente a proveer una cubierta forestal a la Z. A., sirviendo como polo genético y refugio para la vida silvestre.

(b)Foresteria de producción (natural o plantaciones) para la extracción de madera.

(c)Foresteria combinada para protección / producción para pulpa o leña.

(d)Foresteria para recreación (por ej. Parques), para entretenimiento de la gente y refugio de la vida silvestre.

(e)Foresteria combinada para protección / recreación (como en las áreas silvestres).

(f)Agricultura para cultivo de productos alimenticios.

(g)Foresteria combinada con la siembra de alimentos (agroforesteria).

(h)Pastos en campos abiertos , y
(i)Pastos bajo los árboles (silvopastoral).

La elección a partir de las diversas opciones de foresteria y agroforesteria depende del tamaño de la Z. A., de la topografía, y de la calidad del suelo, del clima, de la densidad de la población, de la tenencia de la tierra, de la situación política nacional/local y de las condiciones de los campesinos de las montañas (por ej. tenencia de la tierra, etc.). Lo ideal sería hacer una evaluación sistemática de la capacidad y sostenibilidad de la tierra para determinar el uso eventual de la tierra o el mosaico de usos de la tierra para toda la cuenca (Vergara, 1985). Sin embargo, la existencia de campesinos de subsistencia en muchas de las Z. A. tropicales obligara al cambio de objetivos teóricos por otras opciones de uso de la tierra que sean más apropiadas y necesarias.

Se está generalizando la convicción de que un manejo exitoso de la Z. A. depende en última instancia de la cooperación y apoyo de la gente que vive en ella. A menudo no es políticamente factible o éticamente justificable expulsar a la población pobre de campesinos de las tierras altas de la cuenca sin garantizarles otras alternativas de supervivencia.

Es evidente que la agroforesteria puede ser una de las mejores opciones
para el uso de las tierras de las Z. A..
(Vergara, 1985).

De acuerdo a Bentley, Chambers y Ghildyal (1985) la agroforsteria tiene ventajas potenciales para los campesinos de escasos recursos. La agroforesteria, como un sistema general, tiene varias características que pueden ser contrastadas con otras alternativas de uso de la tierra con respecto a los campesinos pobres:

(a)Complejidad,
(b)Productividad,
(c)Riesgos, y
(d)Inversiones.

Cada característica tiene sus ventajas y desventajas para los pobres, que pueden ser intervenidas y mejoradas con investigación aplicada, demostraciones prácticas, apoyo y extensión. Estas características son de importancia para los campesinos de las tierras altas, debido a su lejanía de los mercados y de las infraestructuras de las tierras bajas (por ej. Servicios, tiendas, etc.). Los campesinos de las tierras altas tienen que ser autosuficientes en una gran parte de su producción de alimentos y de otros recursos naturales (por ej. Leña, material de construcción, etc.). En comparación con los campesinos de las tierras bajas ellos no participan completamente (si es que lo hacen ) en el mercado. En consecuencia, la autosuficiencia en alimentos, piensos de reserva, leña, etc. Es de más valor para ellos. La gente que vende muy poco puede comprar muy poco (Bentley, Chambers y Ghildyal, 1985).

Una gran producción de biomasa, para lo cual la agroforesteria es más adecuada, puede ser beneficiosa para ellos. La agroforesteria aumenta también la complejidad. Los riesgos pueden reducirse con los sistemas de agroforesteria. Las cosechas fallidas y los riesgos del mal tiempo, especialmente sequías, se reducen con muchos sistemas de intercosechas, siendo los árboles mucho mas resistentes a la sequía que las cosechas anuales. Muchos campesinos de escasos recursos de las tierras altas usan casi siempre una forma de agricultura de tumba y quema, lo cual produce una declinación de la productividad de los suelos en un corto periodo de tiempo. La presión del aumento de la población y la falta de tierra nueva están agravando esta situación. Donde declina la productividad, la agrofresteria provee el equivalente a la ganancia para prevenir futuras declinaciones. La rehabilitación de la productividad es probablemente otra ganancia (Bentley, Chambers y Ghildyall, 1985).

Los campesinos asumen riesgos sociales como biofísicos. Una enfermedad, obligaciones inesperadas fuera de su área de trabajo y las variaciones estaciónales de la demanda de trabajo los motivan a aumentar sus ganancias con actividades más flexibles como la recolección de leña, madera y muchos otros productos. Estas crisis económicas se podrían solucionar si se permitiera que los campesinos cortaran algunos de sus propios árboles.

Los árboles son variados, fáciles de reemplazar y de un valorreal que aumenta siempre en cuanto a su precio y su crecimientobiológico. Ellos pueden desempeñar una función amortiguadora en la familia de escasos recursos.
(Bently, Chambers y Ghildyal, 1985)

Muchos campesinos de escasos recursos dependen de las tierras comuneras y de los accesos comunes al bosque para conseguir leña, forraje, pasto y una variedad de productos no forestales.

La tasa de disminución de la productividad es alta en la áreas delas Z. A., alcanzando muchas el status de desiertos. Ecrecimiento de la población, la ocupación de las tierras comuneras y la degradación continua garantizan virtualmente un acceso mas
restringido a los productos de propiedad común y menos tierras de
acceso común. La agroforesteria es un medio de producir muchos de
estos productos en tierras privadas
(Bentley, Chambers y Ghildyal, 1985)

Pero para usar los métodos de agroforesteria y para invertir en ellos los campesinos deben tener los derechos legales y garantías a largo plazo para cosechar sus productos, (por ej. Árboles). Además, deben estar convencidos de que aumentarán sus beneficios netos y disminuirán sus riesgos, o ambos, con la agroforesteria.

Agroforesteria como un elemento principal en la agricultura de conservación

Los programas integrados de conservación y desarrollo incluyen muchos elementos. Aún en ambientes muy degradados como en Haití sugieren los datos recabados en un programa integrado de agroforesteria que la agricultura de conservación puede ser exitosa. Mi colega suizo, Thomas Zimmermann, que trabajó por muchos años como consultor técnico en Haití, recomienda los siguientes elementos para la agricultura de conservación.

Un principio básico de la agricultura de conservación, en particular en las áreas montañosas, es trabajar a lo largo de las líneas de nivel o contorno que todo agricultor puede marcar con la ayuda de unos simples instrumentos o caballete de madera en forma de A. El uso de las líneas de contorno ayuda a reducir la erosión mediante lomos, surcos y microterrazzas, así como al sembrar, plantar y controlar la maleza de manera horizontal o sea paralela a la ladera.

Otro principio es la división de la parcela en una combinación de fajas de cultivos permanentes y estaciónales que sigan también las líneas de contorno.

Para formar los callejones se siembran en las terrazas plantas de crecimiento rápido, como leguminosas, en hileras dobles a distancias que varían según el gradiente, en combinación con hierbas resistentes como el vetiver. El espacio entre las hileras de árboles o arbustos se usa para cultivos estaciónales de plantas alimenticias tales como frijoles, maní, maíz, etc.

El sistema descrito mas arriba se conoce como cultivo en callejones, que retiene las características básicas del barbecho natural de la selva y que puede ser adoptado por los campesinos de escasos recursos.

De acuerdo a Zimmermann (1986) los árboles y arbustos de los sistemas de cultivo en callejones proporcionan:

Abono vegetal a los cultivos de plantas alimenticias que los acompañan. De esta manera se reciclan los nutrientes de las plantas desde las capas profundas. Con una densidad de siembra de 6,000 árboles por hectárea, el reciclaje de nutrientes puede ser estimado en 60-110 Kg. De nitrógeno, 12 Kg. De fósforo y 50-110 Kg de potasio por año y por hectárea (Helvetas, Sri Lanka, zona seca, 1982);
Sombra durante el barbeco para suprimir la maleza;
Condiciones favorables para suprimir la maleza;
Condiciones favorables para los macro y microorganismos del suelo;
Barrera para controlar la erosión del suelo en pendientes si se plantan los árboles y arbustos paralelos a las mismas;
Sobrantes para forraje, material para cercas y leña; y,
Fijación biológica del nitrógeno a los cultivos acompañantes.

Una vía para aumentar la productividad y la sostenibilida, además de minimizar las pérdidas de nutrientes, es proporcionar suficiente nitrógeno de manera barata y continua a los campesinos pobres de las tierras altas. Esto puede hacerse con la introducción de legumbres que fijan de manera especial el nitrógeno. Son alrededor de 2,500 especies (Brewbaker, 1982) que formarían el componente protector perenne de los sistemas agroforestales
(Vergara, 1985)

Una de las ventajas mayores de los sistemas de agroforesteria relacionada con los cultivos en callejones es que permite cultivar la tierra por un periodo largo de tiempo, concurriendo en la misma tierra al mismo tiempo los periodos de cultivo y barbecho. Esto ofrece una alternativa potencial a la siembre migratoria y a la tabla de bosques, que son comunes en muchas tierras altas de los trópicos.

Según Young (1989), a pesar de la escasez de datos experimentales, existen fuertes evidencias de que los sistemas de barreras por setos vivos, o los cultivos alineados según los contornos con setos vivos intercalados, son medios aceptables para controlar la erosión en pendientes ligeras a moderadas, de hasta 17 (30 %).

La plantación de árboles en las áreas de las Z. A. requiere varias estructuras complementarias tales como estructuras para la conservación del suelo como cunetas de infiltración, sistemas vegetativos (como el Sistema Vetiver), etc.

La siembra del pasto Vetiver en las Z. A. ofrece una posibilidad para la protección de estos sitios. Este método es barato, fácil, efectivo, casi libre de mantenimiento y compatible con muchas actividades agrícolas y forestales. Con el pasto Vetiver no es necesario permitir que se forme ciénagas en las cuencas remotas
(Concejo Nacional de Investigaciones, 1993)

Proteger grandes cuencas hidrográficas en Z. A. con miles de plantas de Vetiver puede parecer como picar una piedra muy dura desde los puntos de vista logístico y económico. Sin embargo, en comparación con los muros, diques y terrazas artificiales, estas barreras vegetales de contención pueden ser practicadas en una gran escala. Es cierto que se requieren grandes esfuerzos, pero estos se pagaran muchas veces después.
(Concejo Nacional de Investigaciones, 1993)

Dificultades para el desarrollo y la implementación de la agroforesteria en el manejo de las Zonas de Amortiguamiento de ANP.

Una de las dificultades generales obvias para que la agroforesteria haga un aporte significativo al mantenimiento, aumento de la productividad de la tierra y protección de los recursos naturales de las Z. A. en los trópicos es la diversidad y la cantidad de problemas que implica.

La extrapolación de la información sobre conservación de los países templados a las regiones tropicales presenta grandes dificultades, debido a que las condiciones ambientales y socioeconómicas en los trópicos son muy diferentes en las regiones templadas.

Muchas de las condiciones sociales y ambientales en los países desarrollados templados no ocurres en las naciones tropicales en desarrollo. En los trópicos, los campesinos tienden a ser menos mecanizados y a menudo tienen parcelas muy pequeñas. Frecuentemente les faltan recursos financieros, educación, asesoria y la propiedad de la tierra. En la República Dominicana, al igual que en otros países de América Latina, existen grandes limitaciones y dificultades para los campesinos pequeños y para el desarrollo a largo plazo de proyectos de agroforesteria.

En muchas de las naciones de América Latina la situación política y económica no promueve o permite un desarrollo mas sostenido. Esta situación induce a un pensamiento a corto plazo y una continua explotación de los limitados y escaso recursos naturales. La isla de Santo Domingo (Republica Dominicana y Haití), que ha cumplido 500 años de civilización, es considerada como un mal ejemplo típico para todo el continente americano.

Los métodos de agroforestería son simplemente desconocidos para muchos científicos y para la comunidad agrícola de muchos países y regiones. Mientras el petróleo sea fácil de conseguir y barato es muy difícil que los agricultores cambien su manera común y moderna de cultivar. Sin embargo, ya que el petróleo en realidad una sustancia fósil no renovable, cuya oferta es limitada, deben ser impulsadas otras alternativas de producción agrícola a través de la extensión, la educación y la demostración. La dificultad más común es que muchos científicos, extensionistas y agricultores consideran los métodos de la agroforesteria como atrasados y poco sofisticados. Algunas personas, entre ellas investigadores, oficiales gubernamentales, etc., se resisten a aceptar el enfoque flexible y simple de la agroforesteria, debido a que este no cumple con la vía común y sofisticada del conocimiento, que es organizado y a menudo estrecho y tubular.

La batalla puede ser ganada si podemos convencer a las autoridades y al pueblo de los grandiosos proyectos y de las necesidades reales de los pobres
(Schumacher, 1973)

Los técnicos en extensión agrícola, los consultores, consejeros, etc. deben entender y tratar de mejorar las condiciones sociales de los campesinos de las tierras altas y sus organizaciones.

Los forestales (y agrónomos autor) no son capaces de entender como manejar el lado social de su actividad, pero ellos deben aprender a trabajar con la gente también como con los árboles
(Cernea, 1989).

El desarrollo de los sistemas de agorforesteria y de las técnicas de manejo de las Z. A. requiere en muchos niveles y estadios un enfoque multidisciplinario. La extensión en la agroforesteria debe estar basada en las disciplinas tradicionales: silvicultura, agricultura y crianza de animales.

La implementación del trabajo de extensión en el manejo de una Z. A. y en la agroforesteria en las tierras de las regiones tropicales en pequeña o gran escala, estarán siempre plagada de muchos problemas. Estos incluyen: como tendrá el agricultor acceso a la información, asesoría y servicio, como se motivaran y apoyaran los agricultores para que efectúen determinadas actividades (tales como proyectos y programas), evitando a la vez la dependencia de arriba abajo de las agencias externas, y como se organizaran y apoyaran los campesinos para que participen ellos mismos en el diseño, planificación e implementación del manejo integrado de la Z. A. Llegar hasta los campesinos e involucrarlos es la actividad principal de la extensión y desarrollo rural.

BIBLIOGRAFIA

Boehnert, J. Agua: Vida y Desarrollo Manejo Integrado de las Cuencas
Hidrográficas en la Extensión Agrícola. Fundación Friedrich
Naumann, Santo Domingo, Republica Dominicana, 1994.

Cernea, M. (ed.) Putting people first: Sociological variables in Rural
Development. Oxford University Press, Oxford, 1995

Chambers, R. Rural Development putting the last first. Longman, London,
1983

Douglas, J.S., de Hart, R.A.
Forest Farming. Intermediate Technology Publication, London,
1984

Hudson, N.W. New ideas on soil conservation strategies. IBSRAM Newsletter
7:6, 1988.

Huxley, P.A. Plant Research in Agroforestry. ICRAF, Nairobi, Kenya, 1983.

Moldenhauer, B. Development of conservation farming on hill slopes. Soil
Conservation Society, Ankey, Iowa, USA, 1990.

Von Carlowitz, P.G. Multipurpose tree yield data: their relevance to agroforestry
research and development and the current ,knowledge.
AGROFORESTRY SYSTEMS. 4 (pp.291-314), The Netherlands,
1986

World Bank Vetiver Grass: the hedge against erosion. The World Bank,
Washington, D.C., USA, 1990

Young, A. Agroforestry for soil conservation. C.A.B. International. ICRAF,
1989.

Zimmermann, T. Agroforestry a last hope for conservation in Haiti?
AGROFORESTRY SYSTEM 4, (pp. 255-268), The Netherlands,
1986.





Contáctanos
IINCAGRO, Plaza Principal de Pozuzo, Cerro de Pasco - Perú